Patología de las glándulas salivales

Escrito por todosobreodontologia 28-04-2014 en Patologia. Comentarios (0)

Sialadenitis Viral
La parotiditis vírica o endémica es una Sialadenitis aguda causada por un virus ARN de la familia paramyxovirus, conocido como virus de las paperas.

Clínica
El virus de las paperas se transmite por medio de gotitas aéreas. Afecta fundamentalmente a las glándulas parótidas, pero también infecta las glándulas submandibular. Afecta generalmente a niños de 5 a 18 años, una vez expuestos, los pacientes manifiestan la enfermedad en 2 o semanas. El inicio se manifiesta por una rápida tumefacción bilateral de las glándulas parótidas, con dolor agudo, especialmente durante la salivación. El lóbulo de la oreja puede estar levantado por la tumefacción glandular. A veces sale un exudado purulento por el orificio del conducto parótideo principal, aunque generalmente es claro y pasa por inadvertido. La enfermedad suele dudar entre 7 y 10 días y, aunque la mayoría de los casos no presenta complicaciones, algunos individuos sufren diseminación al testículo o desarrollan encefalitis con sordera. Dado que la mayoría de los países industrializados se hallan vacunados contra las paperas, la enfermedad es rara.

Tratamiento
No existen agentes antivíricos eficaces para el tratamiento de las paperas. Se administran analgésicos y antipiréticos para controlar el dolor y la fiebre. Debe considerarse la dieta líquida con suplementos vitamínicos y reposo en cama.

Sialadenitis bacteriana
En general puede producir por:
Gérmenes específicos por ejemplo el Mycobacterium tuberculosis o también se puede producir por la bacteria que produce la enfermedad arañazo de gato la Bartonella henselae.
Gérmenes inespecíficos (es lo más frecuente) el Staphylococcus aureus y dentro de eso tenemos cuadros diferentes, la sialoadenitis aguda supurada, también hay una sialoadenitis crónica y la parotiditis crónica recurrente.

Sialoadenitis aguda supurada: por gérmenes inespecíficos y dentro de ellos el S.a (Staphylococcus aureus) principalmente en la glándula parótida, vamos a tener un aumento de volumen, dolor, rubor, conducto de Stenon se observa edematoso, congestivo, eritematoso y puede salir saliva purulenta y secreción glándula.

Puede ser producida secundaria a una Sialolitiasis.
Sialoadenitis crónica: en general que es lo que ocurre puede que se haya iniciado por una infección por un microorganismo y efectivamente haya una litiasis y se mantiene el cuadro a repetición y en forma esporádica se produce un aumento de volumen, pero la sintomatología es un poco más apagada.

Parotiditis crónica recurrente: afecta principalmente a niños entre los 2 y 7 años de edad y no está establecida la causa

Sialoadenitis obstructiva
En esta sialoadenitis hay una obstrucción que origina el proceso inflamatorio, esta obstrucción puede ser producida por:
- Traumatismo: que puede seccionar o dañar el conducto excretor, se sigue produciendo la saliva pero esta no sale a través del conducto excretor y esto es lo que va originar el proceso inflamatorio, también se puede producir por otro tipo de accidente, por ejemplo con un objeto corto punzante.
- Litiasis: la obstrucción por un cálculo salival secundariamente puede favorecer a una sialoadenitis.
- Tumores: por vecindad comprimen el conducto de excreción de la saliva.
- Quiste: quiste por extravasación mucosa.

Mucocele
Si un conducto salival se rompe, las células acinares siguen secretando saliva al conducto. En el punto de sección las secreciones escapan al tejido conjuntivo, formando un depósito de moco que distiende los tejidos circundantes. Este fenómeno de escape de moco (extravasación) se conoce como mucocele. Las glándulas salivales menores del labio inferior son las más propensas a la rotura de sus conductos, por lesiones o mordeduras intraorales e incluso las laríngeas. Los mucoceles afectan muy rara vez a las glándulas salivales mayores. En ocasiones, estas reacciones de extravasación de moco tienen lugar en el suelo de boca a consecuencia la pequeña rotura de un conducto glandular sublingual accesorio. Los mucoceles presentan aspecto finamente vascularizado y distendido de un vientre de batracio, por lo que se conocen como ránulas (localizadas en piso de boca). Cuando se punciona o secciona el conducto submaxilar principalmente puede producirse una extravasación masiva de moco en las profundidades de la región submentoniana mucocele
plunging o ránula. Los mucoceles plunging son peligrosos por su capacidad de comprometer gravemente la vía aérea.

Clínica
Los mucoceles suelen aparecer sobre todo en niños y adultos jóvenes, unque pueden hacerlo a cualquier edad. Casi dos tercios de los mucoceles se dan en las tres primeras décadas de la vida. Afectan por igual a hombres y mujeres. La localización más afectada es la superficie mucosa del labio inferior, seguida por la mucosa bucal, suelo de la boca, la cara ventral de la lengua y el paladar. Las zonas de extravasación mucosa más superficiales se manifiestan como masas fluctuantes de aspecto azulado translucido. Generalmente existen antecedentes de traumatismos en la zona.

Tratamiento
Un mucocele típico de una glándula menos no se resolverá por sí mismo, por lo que debe extirparse quirúrgicamente. Las ránulas de el moco escapa del conducto roto y se
acumula en el tejido conjuntivo submucoso del suelo de boca también pueden extirparse; sin embargo, se han definido como tratamiento alternativo sudestechamiento.

Quiste de retención mucosa
Los quistes de retención mucosa, denominados a veces mucoceles verdaderos o sialoquistes, son dilataciones llenas de moco similares a aneurismas de los conductos salivales. Algunas de estas lesiones pueden ser, también, quistes verdaderos ciegos sin continuidad con el sistema ductal. A diferencia del mucocele, rodeado de tejido de granulación, el quiste de retención mucosa está revestido de epitelio. Estos quistes suelen afectar a las glándulas salivales mayores, cuando lo hacen suelen ser múltiples (enfermedad poliquistica o disgénica de la glándula parótida). Con mayor frecuencia, los quistes de retención mucosa afectan a las glándulas salivales orales menores, formando lesiones solitarias, que pueden ser uniloculares o multiloculares. Clínicamente, el quiste re retención mucosa es indistinguible del mucocele y puede asemejarse a un carcinoma mucoepidermoide de bajo grado.

Clínica
Son más frecuentes en adultos entre la tercera y octava década de vida, aunque pueden aparecer a cualquier edad. Los quistes de glándulas mayores tienen una predisposición por la glándula parótida (90%). En la cavidad oral se localizan más frecuentemente en el suelo de la boca, seguido por la mucosa bucal y el labio inferior. Las lesiones son indoloras, quísticas, fluctuantes y, generalmente, superficiales. En tal caso muestran un aspecto translucido y azulado.

Tratamiento
El tratamiento de elección es la extirpación simple. Por todos los medios se evitara romper el delicado saco quístico durante laintervención. Las recidivas son raras; sin embargo, la afectación de las glándulas subyacentes puede provocar la formación de un mucocele.

Sialolitiasis
Pueden formarse cálculos salivales en las luces de las glándulas salivales mayores y menores. De las glándulas salivales mayores la glándula submandibular es la afectada con mayor frecuencia; las consecuencias del bloque de los conductos de las glándulas salivales mayores son más significativas que las de la obstrucción por cálculos de los conductos de las glándulas salivales menores de la mucosa oral. En las glándulas salivales mayores un bloqueo prolongado puede ocasionar la degeneración completa del parénquima, con interrupción de la secreción. Durante el proceso de obstrucción la retención salival, con dilatación ductal, provocara dolor y tumefacción. Las glándulas que dejan de ser funcionales pueden sufrir infecciones bacterianas retrogradas que ocasionan dolor importante.Clínica
En torno al 80% de los sialolitos afectan a las glándulas salivales mayores; el 75% de ellos muestra preferencia por la glándula submandibular, cuya secreción es más viscosa. La glándula parótida afectada en el 20% de los casos y la glándula sublingual solo en el 5%. Se han observado raramente casos
bilaterales. La edad media de los pacientes formadores de sialolitos es de cuarenta y cinco años, sin
predilección por ningún sexo. Aunque algunos cálculos son asintomáticos y se detectan en radiografías
dentales obtenidas con otro fin, la mayoría acabaran siendo sintomáticos. Las principales molestias son
dolor y tumefacción.